alimentos fertiles

Cómo mejorar tu fertilidad mediante los alimentos

Este estrés sería el responsable del daño ocasionado a espermatozoides y óvulos y por tanto el impedimento principal para conseguir ese embarazo deseado. Ingerir antioxidantes en la dieta se ha convertido en uno de los principales frentes de batalla contra la infertilidad.

El origen de este estrés oxidativo es esencialmente fisiológico ya que el metabolismo genera una serie de radicales libres en la célula que se van acumulando, sin embargo hay una serie de factores, como el tabaco, la obesidad o la mala alimentación, que pueden acelerar ese proceso de oxidación de las células sexuales.

Los alimentos ricos en antioxidantes pueden ser de gran ayuda

El efecto reductor de antioxidantes de muchos alimentos está cada vez más presente en los tratamientos contra la infertilidad. Es importante tener en cuenta los contenidos vitamínicos de cada uno de ellos porque esta parte de la suplementación alimenticia va a ser crucial para conseguir los efectos deseados.

Tomar alimentos ricos en vitamina E (frutos secos, aceites vegetales como el de oliva), vitamina C (en alimentos crudos como cítricos, tomate o pimiento rojo), folatos (espinacas, vegetales de hoja verde), nutrientes como selenio, zinc o magnesio (ostras, cereales, semillas, pescados) va a colaborar en la reducción del estrés oxidativo.

Hay que tener en cuenta que siempre se puede complementar la dieta con algunos suplementos como los que puedes encontrar en tiendas especializadas.

A pesar del trabajo que se va a realizar en el ámbito alimenticio, no hay que olvidar que factores como la edad de los progenitores puede ser significativa para el éxito de lo que se pretende. Muchas personas comienzan sus intentos de gestación a los 40 años, cuando la calidad de los espermatozoides y la cantidad de ovocitos es menor de lo que es en edades menores.

Además de esto, uno de los factores que tiene consecuencias negativas sobre la calidad de las células reproductivas es la obesidad. La dieta controlada es uno de los grandes aliados en la búsqueda del embarazo ya que comporta una mejora de la calidad de las células sexuales.

Se estima que con una pérdida de peso de un 5-10%, una mujer con sobrepeso u obesidad puede multiplicar sus posibilidades de embarazo. Hay que tener en cuenta que la madre con problemas de peso puede ser susceptible de enfermedades como la diabetes gestacional, hipertensión u otras complicaciones a la hora del parto.

Por otro lado, los problemas para un bebé cuya madre no lleve una alimentación adecuada pueden suponer un gravísimo problema en el desarrollo del mismo. Enfermedades como la espina bífida, obesidad o muerte prematura son riesgos importantes que pueden prevenirse con la alimentación de la madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *